martes, 28 de julio de 2015

EL SUEÑO DEL HIJO

       El silencio de la noche inunda el hogar. Mientras los ojos de la madre ceden al cansancio, la ternura se instala en su corazón. Se acerca sigilosamente a la habitación del hijo para espiar su sueño. La luna ilumina levemente el rostro del niño. La madre lo mira, se sienta a su lado y le acaricia mientras se cobija en la placidez del sueño del hijo. Sonríe y cierra los ojos recorriendo con la yema de sus dedos la cara y el pelo del pequeño que también sonríe en sueños.
       Entonces, ambos, madre e hijo, viajan juntos a los momentos dulces que tejieron su amor.
       Entonces, ella descansa de la madre que debe ser y vive la madre que quiere ser.

2 comentarios:

  1. Preciosisimo. .. en este no hay porque... en este es la realidad de un sueño palpable. Bello bello

    ResponderEliminar