viernes, 29 de agosto de 2014

IMAGÍNENSE

Imagínense a una pareja con su hijo en brazos. Es un bebé tan deseado…
Imagínense sus rostros, transmiten una dicha que contagia.
Imagínense cómo lo miran, una mezcla de ternura e incredulidad porque ese nuevo ser tan esperado ha llegado por fin a sus vidas, una mezcla de alegría y de susto ante la responsabilidad de cuidar como se merece a esa criatura tan indefensa.
Imagínense el orgullo en sus miradas ante lo guapo que es, sus manitas tan perfectas, sus ojitos tan lindos…
Imagínense el torbellino de sentimientos que se encierran bajo el concepto amor hacia un hijo.
Imagínense cómo les mira el bebé, cómo se aferra a ellos para aferrarse a la vida.
Imagínense cómo cierra sus manos apretando el enorme dedo que se le antoja su tabla de salvación en este mar que es la vida.
Imagínense su sonrisa al ver saciada su hambre, al sentirse amado.
Imagínense las ganas que tienen de llegar a su casa, al calor de su hogar donde poder fortalecer el vínculo que se ha creado entre ellos.
Imagínenselos preparando la maleta sin dejar de mirarse. La ilusión en sus ojos.
Ahora imagínense que aparece un hombre, agarra al bebé y se lo lleva diciendo que ya no es su hijo, que se olviden de él.
Imagínense el pasmo y el terror en sus ojos, el dolor y el desgarro.
Imagínense a esos padres corriendo por los pasillos gritando para que les devuelvan a su hijo.
Imagínenselos rotos por el dolor pero intentando sobreponerse para hacer lo que cualquier padre, cualquier ser humano haría por su hijo: luchar hasta recuperarlo.
Imagínenselos recorriendo organismos oficiales en busca de ayuda y encontrando las puertas cerradas.
¿Se los imaginan? ¿Sienten su dolor?

Ahora imagínense que el bebé es adoptado.
Díganme, ¿de verdad importa cómo se ha formado esa familia? ¿De verdad importa que ese hijo no lleve los genes de sus padres?

Y, por último, imagínense, por favor, que el bebé tiene uno, dos, tres, o más años. ¿Se imaginan el dolor de esa criatura a la que le han arrebatado a sus padres, a los que reconoce como tales y los recuerda y va a recordar para siempre? ¿Cómo no va a luchar un padre para recuperar a su hijo y explicarle que jamás le abandonó? ¿Cómo va a valerle a un padre la solución de “adopten otro”? ¿Cómo alguien que ha sido padre puede pensar que un hijo puede ser sustituido por otro? ¿Cómo alguien puede aconsejar que se abandone a un hijo?

Señor Margallo, nosotros somos PADRES y nuestros hijos NO SON CROMOS.
En respuesta a: artículo de prensa

martes, 26 de agosto de 2014

LA ADOPCIÓN: Un roto para un descosido

A ser padres se ha llegado desde siempre por dos vías: la biológica y la adoptiva. Baste con leer la historia, la literatura o los libros sagrados, por ejemplo, para encontrar familias constituidas de las dos maneras. Y fíjense que, viniendo como viene de tan antiguo, la adoptiva todavía hoy es considerada por algunos como una vía de segunda clase. Lamentable.
La decisión de ser padres adoptivos responde a diferentes motivos, todos ellos –o casi todos, porque imagino que de todo tiene que haber en la viña del señor– tan dignos y respetables como los que llevan a optar por ser padres biológicos. La única diferencia es que, de entrada, los padres adoptivos decidimos serlo de niños que han sufrido más de lo que nadie debiera haberlo hecho jamás.
Porque no nos engañemos, a la adopción se llega tras un gran dolor.
Duele no poder engendrar, pero duele, imagino, mucho más haber sido abandonado por aquellos que te engendraron o haber sido separado del mundo que conocías. De manera que, quizá, lo que nos une a padres e hijos adoptivos es que unos, los padres, estamos rotos, y otros, los hijos, han sido descosidos, así que la figura de la adopción lo que hace es encontrar el roto que mejor se ajusta al descosido. Y es que hay que recordar que lo que se busca es unos padres para un niño que los necesita –y a los que tiene derecho–, no al revés.
¿Quién decide qué padres se ajustan más? En nuestro país, los organismos públicos creados al efecto. Su labor es difícil y delicada. Toca muchas teclas sensibles. Y hoy en día, en los tiempos que corren, aún es más complicada su labor.Eso sí, yo tengo algo claro, en mi caso particular, lograron que rotos y descosidos encajáramos a la perfección. Así que: MUCHAS GRACIAS.

viernes, 8 de agosto de 2014

ME CUESTA ENTENDERLO

Ayer terminó la competición de ajedrez infantil de las fiestas de la urbanización donde ¿veraneo? En realidad veranean mis hijos porque yo… 
A lo que iba, había inscritos unos 20 participantes entre los que sólo había una niña. La competición siguiente era la de parchís y, cuando se acercaba la hora de inicio, un montón de niñas llegaron al lugar donde estaban jugando al ajedrez, en espera de que acabasen y poder empezar ellas. Alguien preguntó a las chicas si sabían jugar al ajedrez. Una de ellas contestó que habían intentado enseñarle pero que a ella no se le daba bien lo de pensar. ¡¡¡Tiene 12 años!!! 
Me llamó tanto la atención que sólo hubiera una niña jugando al ajedrez y la contestación de la otra que me acerqué de nuevo cuando jugaban al parchís. También habría unos 20 participantes, entre ellos, cinco chicos. Les pregunté a las chicas que por qué al ajedrez sólo jugaban chicos. Las respuestas por orden cronológico fueron las siguientes:
-Los chicos son más listos y es un juego para listos.
-Hay que pensar mucho y nosotras no pensamos.
-Hay una chica que juega.

Si fueran mis hijas, tendría una seria conversación con ellas porque a mí me surgen muchas preguntas:
¿Soy yo la única que piensa que si hay algún tipo de juego en el que el componente sexo no importa son los juegos de mesa?
¿El hecho de que se haya cubierto la cuota mínima con una chica ya nos debe dejar satisfechas a las demás?
¿Soy yo la única que ve un retroceso en lo que hemos conseguido las mujeres?
¿Qué tipo de modelo de sociedad tienen estas chicas?
¿Hacia dónde nos dirigimos?


Y no me contesten que están en la edad del pavo porque tengo perfecta memoria de quién era yo con 12 años y de cómo pensábamos en aquél entonces (recién inaugurada la democracia) mis compañeras, mis amigas y yo misma. Y jamás oí decir a ninguna que los chicos eran más listos, ni hubiéramos permitido que nos lo dijeran. Y también teníamos las hormonas revolucionadas. 
Me cuesta entenderlo y no sé si me gusta lo que entiendo.

jueves, 7 de agosto de 2014

MÁS HISTORIAS DE VERANO (Viajes e idiomas)

Unos amigos estuvieron en Holanda de vacaciones. Ninguno de los dos hablaba holandés. Tampoco inglés. Sólo un poco de francés de cuando eran estudiantes.
Una noche, él se percató de que había perdido la cartera con el dinero, la documentación, las tarjetas y (sí, ya sé que muy hábil no es, pero qué le vamos a hacer, él es así) una cuartilla perfectamente doblada con una tabla en la que estaban anotados todos y cada uno de los números secretos de las tarjetas, asociados al número y entidad emisora de cada una para no tener que aprenderse los números “secretos” de memoria.
Buscó y rebuscó la cartera en el coche, en la tienda de campaña, en las mochilas… Lo puso todo patas arriba y nada. No apareció.
Llamó a los bancos para anular las tarjetas, se acostó de una mala leche impresionante y se levantó aún peor porque no había pegado ojo intentando recordar cuándo sacó por última vez la cartera de su bolsillo trasero del vaquero (sí, también lo sé, estaba pidiendo a gritos que se la robaran), porque a pesar de todo no lograba recordarlo, porque se habían quedado sin un euro ya que él se había empeñado en ser el tesorero, porque no tenía documentación para regresar a casa y, supongo que porque se sentía tonto aunque jamás lo reconocerá públicamente.
Mi amiga intentaba calmarlo, pero aún le ponía de peor humor, porque sí, ella pensaba que él era tonto y que se lo tenía merecido por ir de listillo: “Tú no cojas el dinero porque el bolso te lo pueden robar en cualquier momento o te lo puedes dejar en cualquier sitio, que no te enteras de nada”. La leche caliente le ayudó a recordar que la última vez que fue consciente de que tenía la cartera fue en la estación de trenes.
Se arreglaron y se fueron a una comisaría a poner una denuncia. Primer escollo a salvar. La comisaría no era un lugar de puertas abiertas al que uno entra y busca alguien que le pueda ayudar. Era un edificio muy moderno, eso sí, con grandes puertas de cristal, más parecido a un bloque de viviendas que a un lugar de asentamiento para un organismo público. Y había que llamar al timbre. Una voz al otro lado del telefonillo pronunció algo que debía ser un ¿quién es? Y ellos, en perfecto castellano, explicaron quiénes eran, que necesitaban poner una denuncia por el extravío de una cartera, que si eso era una comisaría de policía…
Ante tal profusión de algarabía, quien fuera que estuviese al otro lado decidió abrir la puerta y permitirles el acceso. Una vez dentro, el que resultó ser un policía machucho, les preguntó si hablaban inglés. No. Mueca de desagrado. Ellos tentaron: ¿francés? No. El machucho se encogió de hombros y dijo: Italiano. Se dio media vuelta y voceó un nombre.
Al momento apareció un policía de uniforme que, según mi amiga, era joven, alto, guapo, atlético…  y que, al verla, sonrió abierta y francamente. Les indicó una mesa y se sentaron. Mi amigo tomó la iniciativa y empezó a explicarle lo ocurrido con palabras pausadas y vociferadas a las que acompañaba una exagerada gesticulación.
El policía joven, alto, guapo, atlético… se limitó a ignorar a mi amigo y mirar amablemente a mi amiga con aquellos enormes ojos  azules con que la naturaleza le había dotado. Mi amigo vociferó y gesticuló más aún si cabe para llamar la atención de aquel maldito guaperas que miraba con ojos de lobo hambriento a SU novia. Pero el policía joven, alto, guapo, atlético… siguió ignorándolo y le preguntó a mi amiga por el motivo que les había llevado allí. Ella buscó en su almacén de datos inútiles palabras en castellano que compartieran raíz con el italiano y fue explicando  poco a poco lo ocurrido. Ellos, mi amiga y el policía… (¿dije ya que era joven, alto, guapo y atlético? Mi amiga tampoco paraba de repetirlo), parecían entenderse de maravilla. Se miraban y se sonreían. Él redactó la denuncia y ella le pidió que le escribiese en holandés una nota en la que explicase lo ocurrido para poder enseñarla en la oficina de objetos perdidos de la estación. Él sonrió y se puso a redactarla. Para aquél entonces mi amigo se había rendido y había dejado de gritar, pero su cara reflejaba que había encontrado el objeto contra el que descargar todo su enfado: mi amiga.
En cuanto salieron de la comisaría empezaron los reproches. ¿Por qué puñetas a ella sí la entendía y a él no? Estaba claro: porque pretendía ligar y la tonta de mi amiga no se había dado cuenta de nada y le seguía el juego como una boba. Éste es el razonamiento de mi amigo porque él jamás reconocerá que la carrera que compartimos mi amiga y yo no es tan inútil como muchos –incluido él creen y nos ha dado algún conocimiento de las lenguas románicas. Y vale, aceptamos barco como animal acuático y admitiremos que mi emparejada amiga no debería haber estado tan encantada con la situación, pero estaréis conmigo en que a nadie le amarga un dulce y en que a todos nos gusta que nos miren con ojos golositos y más si quien nos mira es, objetivamente, un portento de la naturaleza.
Tras media hora de matraca que mi amiga soportó estoicamente llegaron a la estación del tren. Mi enfurecido amigo se negó a hacer la pertinente cola para acceder al mostrador de INFORMACIÓN y prefirió deambular cual león enjaulado por la estación en busca de la oficina de objetos perdidos. Pero la oficina también se había perdido, o estaba tan escondida que no hubo forma de encontrarla así que llegó a tiempo de ser testigo de la escena que se desarrollaba entre mi amiga y la mujer joven que había en el mostrador de INFORMACIÓN.
Cuando le llegó el turno a mi amiga, la mujer la miró con ojos inquisitivos. Mi amiga le preguntó si hablaba francés, como había aprendido a decirlo en inglés, es decir, pronunciando macarrónicamente la palabra francés en lo que pretendía ser inglés, la mujer negó con la cabeza y pronunció la palabra inglés. Mi amiga entonces le presentó la carta redactada por el policía joven, alto, guapo y atlético y la otra la leyó en silencio. Al acabar miró de nuevo inquisitoriamente a mi amiga sin pronunciar una palabra. Mi amiga le intentó explicar con la ayuda de cuantos gestos pudo que habían perdido el día anterior una cartera de hombre con dinero y documentación y que habían puesto una denuncia y que el policía le había redactado la carta para explicarlo allí. La cola seguía creciendo cual serpiente encantada. Mi amiga no lograba que la cara de interrogante de la mujer que tenía enfrente desapareciera y se deshacía en vanos intentos de hacerse entender mientras maldecía no haber aprendido más idiomas o haber viajado a un sitio cuyo idioma desconocía. Mi amigo se divertía enormemente viendo que esta vez era ella la que fracasaba. Al final mi amiga se rindió y, mirando a mi amigo, le dijo: 
-Vámonos porque no hay forma.
Entonces, como si hubiera activado un resorte en la joven mujer que tenía enfrente, la cara que llevaba un buen rato observándola dejó de ser un enorme interrogante y, visiblemente enfadada, preguntó:
-¡¡¡¡¿Pero qué quieres, mi amol?!!!!
La tipa, que resultó ser cubana, le dijo que no había oficina de objetos perdidos y que si alguien la había encontrado, la entregaría a la policía, porque allí eran todos muy honrados.

La historia terminó bien: la cartera apareció esa misma tarde. Alguien la encontró en un andén a pesar de que mis amigos nunca habían pasado de la entrada de la estación; llamó a la policía para decir que la tenía y dar su dirección; la policía llamó al consulado para decir que alguien había encontrado una cartera de un ciudadano español; el consulado llamó a mi amigo para decirle que habían encontrado su cartera pero que había que ir a recogerla a casa del honrado hallador porque la costumbre del país era que los primeros nosécuántos días el objeto perdido se quedaba en el domicilio de quien lo encontraba pasados los cuales ya lo llevaba a la policía. Así que alguien del consulado les acompañó a recoger la cartera y comprobaron que sólo habían desaparecido papeluchos sin importancia pero no las tarjetas ni el dinero, tampoco el papelito con los números secretos. El no tan honrado ciudadano que la tiró al andén debió hacerlo con prisa porque ese día había un partido de fútbol de alto riesgo en la ciudad y nada más entrar mis amigos en la estación se vieron sorprendidos por una multitud de jóvenes que corrían delante de la policía. Tal vez la misma aparición que hizo que el no tan honrado ciudadano no tuviera tiempo de revisar bien la cartera antes de deshacerse de ella.

Y por cierto, mi amiga hoy está felizmente casada con un joven, alto, guapo y atlético, que no es policía, que habla perfecto castellano y que la trata como a una reina.